Let the Madness begin! (Terminada~)

Ir abajo

Let the Madness begin! (Terminada~)

Mensaje por Edward Whitewood el Lun Ene 28, 2013 2:11 pm


  • Nombre y apellidos: Edward Whitewood.

  • Edad: Alrededor de los 9000 años; aparenta unos 22 o 23.

  • Raza: Brujo.

  • Orientación sexual: Bisexual.

  • Rango: Noble.

  • Empleo: Duque de Zoe y ladrón famoso, si bien no identificado.

  • Descripción psicológica: Edward es una criatura imposible de descifrar; ni siquiera los más sabios sabrían decir por qué hace lo que hace. Maestro de la contradicción y lo imprevisible, es tan cambiante como para haber llegado a luchar contra sus propios aliados, las fuerzas de la oscuridad en varias ocasiones y apoyarla en otras con todo su poder, siempre desapareciendo misteriosamente sin dejar rastro en el momento más oportuno... reapareciendo en el más inoportuno para cualquiera que no sea él.
    Con una personalidad entre encantadora y totalmente burlona sin dejar el campo de lo sutil, Edward ama el teatro, las apariencias y la actuación en general, siendo así un galán por naturaleza que gusta de hacer entradas espectaculares y desapariciones igualmente increíbles, eso sí, siempre sin dejar rastro alguno; "La ausencia sorprende aún más que la presencia" suele justificar su forma de aparecer y desaparecer como un experto mago escapista.
    Siempre dotando a su sensual y masculino tono de voz de sutil burla y encanto, este ser por lo normal aboga por no meterse en "problemas demasiado grandes", como son guerras políticas o riñas parecidas (por mucho que ésto contradiga el hecho de haberse metido en medio del conflicto de la Oscuridad y la Luz en numerosas ocasiones), prefiriendo sencillamente cometer "pequeñas sustracciones" (como llama a sus ya famosos hurtos) y divertirse a costa de aquellos a los que manipula o roba desde las sombras.
    A pesar de ese aspecto "malvado" suyo (que ha manifestado ampliamente durante las guerras entre facciones al asesinar sin titubeos), en ciertas ocasiones también ha donado parte de su ya inmensa riqueza robada a pueblos pobres, salvado a inocentes de algún peligro o cosas parecidas que nuevamente hacen desconcertar a la gente acerca de sus intenciones... algo de lo que disfruta especialmente.

  • Descripción física: Respecto a su físico, cabe decir que es un hombre apuesto de cabellos castaños y ojos azules, de alrededor del metro ochenta y seis de altura y con un cuerpo esbelto y delgado, fibroso a pesar de no ser la fuerza su fuerte, valga la redundancia.
    Tiene un color de piel normal, una media sonrisa casi sempiterna en su rostro de facciones varoniles y atractivas y en muchas ocasiones no es raro verlo usando un monóculo de cristal en su ojo derecho.
    Con respecto a su vestuario, siempre viste un elegante traje de etiqueta de color blanco por encima de una camisa azul con una corbata de color rojo, todo ello "aderezado" por una elegante y teatral capa también blanca que siempre ondea a sus espaldas y que de alguna manera siempre se las arregla para mantener bajo control.
    Por supuesto un complemento imprescindible y que siempre lleva consigo es su gran sombrero de copa también blanco y con una cinta alrededor del mismo color que su camisa.
    Como buen ladrón de guante blanco que es, no pueden faltar dichos complementos para que utilice en su día a día.
    De cara al público únicamente viste su reluciente traje blanco, así como una máscara típica de baile de máscaras que nunca se quita, añadiendo puntos extras a su ya de por sí misteriosa reputación y así alejándolo de las posibles semejanzas entre su persona y el ladrón famoso...

    Spoiler:



  • Gustos y disgustos: Le gusta robar, que le intenten robar a él (es muy divertido), divertirse a costa de los demás, sorprender con sus acciones y comentarios, disfrutar de un buen té o de una buena conversación (tanto le da que sea una discusión con tal de que sea entretenida e interesante), etc.
    No le gusta que lo ignoren (aunque no lo demuestre con sus gestos), que lo sorprendan a él mismo, no poder robar durante los grandes festivales de la ciudad en los que siempre tiene que estar presente como Duque, que se manche su impecable vestimenta blanca, etc.

  • Historia: Portador de una doble vida, conocido por el mundo únicamente por el nombre del Ladrón de la Chistera o el Mago de la Baraja, en su vida "pública" como el Duque de Zoe, Edward es una criatura misteriosa cuyo secreto se ha mantenido así durante años a pesar de sus múltiples robos, nunca siendo capturado o siquiera avistado por los guardias de las ciudades que ha saqueado excepto en una ocasión.
    Desconocidos sus orígenes hasta el momento en el que alcanzó el cúlmen de la nobleza de Zoe, su figura es un misterio incluso en ese sentido, tampoco teniendo familiar alguno para resolver dichas incógnitas.
    Durante las grandes guerras entre la Luz y la Oscuridad nunca se reveló, pero siempre intervino en los distintos campos de batalla sembrando el caos entre unos u otros, revelando esa costumbre de ser impredecible al ayudar ora a unos, ora a otros.
    Conocido como un excéntrico incluso en su vida pública, muy dado a ofrecer magníficos bailes y fiestas en Zoe así como despilfarrar su inmensa fortuna (aparentemente inagotable) ayudando a pueblos necesitados o invirtiendo en la mejora de los sistemas de tortura de los policías... su humor es únicamente comparable a sus cambios de parecer y diversas facetas.
    Codiciado soltero y misterio en activo hasta para el Rey de Zoe, Edward ha robado tanto en los países de la Luz como los de la Oscuridad, sembrando el caos en ambos sin ser descubierto ni atrapado ni una sola vez y aumentando las historias sobre el misterioso Ladrón de la Chistera, única pista para aquellos que avistaron una única noche su gran sombrero... distintivo que por supuesto se asegura de no mostrar en su vida pública.
    Y así continúa en la actualidad, divirtiéndose a costa de los que roba y manipula desde las sombras y contagiando al mundo del caos que su mero comportamiento genera.

  • Puntos fuertes y debilidades: Como maestro en el arte de la magia, Edward canaliza (más bien por el sentido del teatro que él mismo manifiesta como muy importante que porque lo necesite de verdad) a través de la baraja francesa cuatro tipos de poderosa magia, algo que sus contendientes deben aprender bajo muy malas condiciones para poder escapar de él... o cuanto menos sobrevivirle.
    Cuanto más alto es el nivel de la figura más fuerte es la magia que invoca, siendo los ases los de efectos más devastadores.
    Spoiler:

    - Picas: Mediante este palo Edward es capaz de manifestar magia de ataque redundante en poderes elementales (bolas de fuego, relámpagos, flechas de hielo, etcétera) o arcanos (ataques similares pero hechos de magia pura) dirigidas a una, dos o como mucho tres personas, siendo pues una magia potente pero de poco rango. A pesar de todo esta magia es la que peor manipula, por lo que es la más débil de todas.

    - Corazones: Con este palo Edward puede manifestar ilusiones de toda clase, así como realizar una técnica que él mismo creó a partir de la proyección astral, siendo capaz de llegar a más y teletransportarse, aunque al ser muy limitada únicamente pueda desplazarse unos diez metros de cada vez y gaste bastante de su ingente poder mágico, combinado con sus ilusiones haciendo sin embargo que escapar sea algo muy sencillo para él. Esta magia tampoco es, a pesar de todo, su especialidad, ni mucho menos.

    - Diamantes: Este palo es a través del cual Edward manifiesta su magia defensiva, una de sus especialidades, aunque aún no sea su magia más poderosa. A pesar de ésto, sus conjuros defensivos son sin duda muy eficaces, y en la mayoría de los casos ni siquiera saca sus cartas para manifestar este poder, al contrario que con los otros palos, ya que es mucho más sencillo y práctico sencillamente poseer siempre una defensa a su alrededor (capaz de detener ataques normales y mágicos de menor categoría), dejando el As de Diamantes para la defensa contra poderes muy superiores.

    - Tréboles: Sin duda la especialidad de Edward, este palo es a través del cual el mago manifiesta su magia de control de multitudes, también conocida como de control de campo. Esta magia le permite a Edward utilizar magia de contención o destrucción sobre un gran área, pudiendo así invocar enormes remolinos de agua para tratar de ahogar un escuadrón entero, cambiar la gravedad sobre un emplazamiento para aplastar a un gran grupo de personas o suprimir algún castillo, etcétera. Es una magia extremadamente poderosa, pero no la puede utilizar continuamente, como es obvio; si bien usarla no lo deja agotado, no puede estar permanentemente convocando enormes tornados o destruyendo el suelo bajo los pies de muchos soldados... tiene sus límites, por no hablar de que es una magia muy vistosa que no cuadra con su "estilo".
    Por eso suele utilizar una variación de ella, la invocación mágica, que le permite invocar criaturas de pesadilla de un lugar recóndito y desconocido con las que él mismo debe tener cuidado, puesto que de la sota para arriba no lo obedecen en absoluto y lo atacan también a él.

    La gran debilidad que posee y que nadie ha logrado descubrir hasta ahora es que únicamente puede manifestar a la vez dos clases de magia, siendo además siempre de palos de distinto color (así no pudiendo invocar magia de diamantes y corazones a la vez o picas y tréboles al mismo tiempo) siendo también pues incapaz de enfrentar a demasiados combatientes lo suficientemente buenos estrategas como para atacarlo desde distintos frentes para evitar el control masivo de su magia de control de campo.
    A parte, aunque es un hombre atlético, no es fuerte ni tampoco tiene preparación de combate físico alguna, por lo que es un guerrero totalmente inútil sin su magia.
    Aunque es un experto estratega, en enfrentamientos contra otros magos las cosas se igualan bastante; después de todo no es el único usuario experto en el uso de la hechicería.

  • Extras: - Su monóculo le permite ver auras mágicas, lo que le permite a su vez detectar trampas o hechizos antes de que éstos se activen.
    - Su chistera le permite adoptar durante apenas unos minutos su antigua forma animal de un cuervo tan grande como un dinosaurio prehistórico.


Kaitou Kid - Magic Kaito - Edward Whitewood

"Somos presas del pasado, alimentadas por el presente y devoradas por el futuro"
avatar
Edward Whitewood

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 28/01/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Let the Madness begin! (Terminada~)

Mensaje por Rem el Mar Ene 29, 2013 3:29 am

Ficha aceptada
avatar
Rem

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 16/10/2012
Localización : Donde quieras encontrarme

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.